“ATOM HEART MOTHER . Como cambio a Pink Floyd fuera de lo musical”

Con “Pink Floyd” ya como marca reconocida en el Reino Unido por los fanáticos hacia los años de 1970, y un creciente número en los Estados Unidos, la banda dio un giro inesperado.

En lugar de usar todas las ideas anteriores evocando letras astrales o abstractas, o su técnica de improvisación para visualizar, o aún más, fotos de sus espectáculos en vivo multimedia, ideas que capto perfectamente y después de mucho hablar con todos ellos (los miembros de P.F.) Storm Thorgerson (diseñador de P.F.), salió con una idea, y al encontraren el campo tomo una fotografía de una vaca(Lullabel III). El objetivo era producir algo no relacionado con la música, ni con nada que tuviera que ver con lo pasado.

La banda evitaría todo lo relacionado al arte Hippie-Psicodélico que estaba de moda, de hecho (la misma foto) no contaba con el nombre del grupo o del álbum. Esto era “absurdo, inaudito” y aún más cuando se presentó el diseño a los altos ejecutivos de la disquera EMI, se dice que el alto ejecutivo a cargo del proyecto de este  disco le grito a Thorgerson “¿ESTAS TRATANDO DE LLEVAR A LA QUIEBRA A ESTA COMPAÑÍA DISCOGRAFICA?”.

En fin, sea verdad o mentira, el boceto era nada convencional, sin embargo, y en retrospectiva era perfecto, una imagen tan atrapa-miradas, pero que no se parecía a nada en el mercado, y que complementaba (también) con la música tan rara que estaba haciendo la banda en ese momento, esa fue la diferencia que lo hizo sobresalir, el álbum llego al “número uno” en las listas británicas, y a pesar de no tener una foto de ellos como chicos bonitospsicodélicos,  la banda no pasó desapercibida, ni para otros grupos o diseñadores de álbumes. El mundo había cambiado, la cultura llamada pinup de los 60´s pasaba de moda y los seguidores de los grupos de rock and roll, pasaban a ser de rock en todos los subgéneros habidos y por haber, y se mostraban capaces de evolucionar junto con sus bandas y aceptar nuevas formas y esquemas.

Después de este álbum, Pink Floyd nunca volvería a usar sus propias fotografías como característica en cubiertas de alguno de sus álbumes.

A pesar de haber llegado al número uno, este disco no fue del todo satisfactorio ni al gusto ni económicamente para los miembros, siendo otra de las historias de horror que narraremos en otra de nuestras notas.

Por: Mex Floyd Radio

Referencias:

“PINK FLOYD FAQ”  2009 Stuart Shea

“Another Brick in the Wall” The Stories Behind Every Pink Floyd Song 1996 Cliff Jones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *