“TWO FRONTERAS”

En la opinión de “El Dr Cizaña”

La guerra es un lugar donde jóvenes que no se conocen y no se odian se matan entre sí, por la decisión de viejos que se conocen y se odian, pero no se matan”.                      Erich Hartman

Apodado el Caballero Rubio, esta frase inmortalizó al piloto alemán de la Segunda Guerra Mundial y el mayor as de aviones caza en la historia de las guerras aéreas. 

¿Por qué comienzo así la nota cuando hablo de fronteras? Sencillo, está semana hubo 2 sucesos “aislados” entre sí pero con más en común de lo que uno puede observar a simple vista. 

En primera instancia, el pasado miércoles 31 de julio es abatido en un retén de seguridad en Saltillo un inmigrante hondureño a manos de elementos de la Policía de Investigación Criminal de la Fiscalía del Estado de Coahuila. La versión de la fiscalía (la cual ya fue cambiada) es que los elementos respondieron a la agresión del centroamericano, lo que contradice la versión emitida por testigos del suceso y Alberto Xicotencatl, director de la Casa del Migrante de Saltillo. Apenas el 24 de julio la institución difundía un video (https://www.msn.com/es-es/noticias/videos/la-casa-del-migrante-de-saltillo-denuncia-acoso-de-la-guardia-nacional/vi-AAEOwD7) en donde se denunciaba el acoso de la Guardia Nacional a las afueras de sus instalaciones.

El segundo hecho acaecido el sábado 3 de agosto por la mañana en un centro comercial de El Paso Texas, es la matanza de por lo menos 20 personas (entre ellos 3 mexicanos) y otras 26 heridas a manos de un supremacista blanco de apenas 21 años, quien al parecer tenía en sus cuentas de redes sociales un manifiesto racista y es fiel seguidor de la política sexonófoba y antinmigrante de Trump.

En lo que va de año, se han producido alrededor de 251 tiroteos múltiples en Estados Unidos, con casi un millar de víctimas y cerca de 259 de ellas mortales;incluyendo el evento de Ohio el domingo por la madrugada, donde perdieron la vida 9 personas al igual que el asesino, quien fue abatido por elementos de la policía local.

Estos sucesos de odio racial van a la alza, desgraciadamente, desde que el entonces candidato a la presidencia de EUA, Donald Trump, usará como punta de lanza un discurso xenófobo en el cual culpaba de gran manera a los latinos radicados en EUA como los principales culpables de la deteriorada economía estadounidense y de la “ola de violencia”que vivía el país. Esto no es sólo una mentira brutal repetida millones de veces, si no que ahora supremasistas blancos tienen el pretexto perfecto para llevar a cabo crímenes atroces en nombre de un “nacionalismo” rancio y estúpido en un país que tiene su principal origen y base cultural en la inmigración. 

México y su cancillería han entrado en el juego de ser la policía fronteriza de EUA; realmente esperaba más de ese acuerdo tan “laureado” que consiguió Marcelo Ebrard, pero los hechos están demostrando lo que realmente se firmó.

Por un lado vemos a un estúpido joven “nacionalista” convencido de que sus acciones están bien, porque su presidente así se  los ha dejado ver cada que puede. Por otro lado las fuerzas dedicadas a resguardar el orden en México le quitan la vida a un padre de familia que deja sola a una pequeña de 8 años porque tienen órdenes expresas de no dejar pasar a nadie por un acuerdo unilateral en el que sólo gana una parte.

El panorama no es nada alentador y desgraciadamente como lo muestran los números de la ONG Gun Violence Archive, los asesinatos  de odio van a la alza (cabe señalar que la institución solo contabiliza un suceso cuando hay más de 4 asesinados en un mismo hecho) 

En México es el primer incidente mortal registrado a partir de la firma del acuerdo migratorio, pero por la naturaleza del mismo, el horizonte no es tan esperanzador como nos lo quisieron presentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *