En la opinión de “El Dr Cizaña”

En esta segunda entrega hablaré sobre el tema en “bola” perdón en boga: “el acuerdo“ alcanzado por la delegación mexicana ante las bravatas electorales de Trump sobre la imposición de aranceles que se implementarían a partir de hoy y que tendrían un aumento gradual del 5 al 25% en todos los productos mexicanos si nuestro gobierno no se hacía responsable del asunto migratorio en la frontera sur.

Entremos en tema rapidito y sin escalas. El próximo año se viene las intermedias en EUA, donde la sociedad del vecino país del norte decide si le da 4 años más de gobierno al señor del bronceado con zanahoria o dan paso a una “nueva forma de hacer las cosas”; ya que la actual administración se ha caracterizado por la confrontación con todo mundo, apelando a un nacionalismo barato y sin dirección fija respecto a diplomacia internacional se refiere, sin hablar de las relaciones comerciales.

Ante esto el señor Trump sacó la vieja confiable (y punta de lanza de su campaña): la xenofobia.

¿Amenazar a México por la escalada de migrantes centroamericanos que escapan de un clima de violencia generado, no lo olvidemos jamás, por golpes de estado y guerrillas financiados por EUA y, su juguete más violento, la CIA?

Sólo aclaro dos puntos respecto al “logro” alcanzado:

Primero: el supuesto acuerdo que tuiteo Trump respecto a la compra de productos agrícolas, es una mentira, ya que no aparece en el documento de acuerdos (una más para su base electoral y que muchos detractores del gobierno en México dieron como cierta) además, el economista estadounidense y premio Nobel Paul Krugman desmintió esto en un tuit ayer por la mañana.

Segundo: respecto al despliegue de la guardia nacional en la frontera sur. Trump obligó a México a hacer su trabajo vistiéndose él como “el malo”. Lo que se tiene que revisar aquí únicamente, son los derechos de los migrantes y el gasto que va a generar su estadía en la frontera norte de México, ya que parte del trato es proveerles de alimento, trabajo y salud en lo que las peticiones de asilo son liberadas por el gobierno de Estados Unidos. 

Bueno, así se las gasta el Donald. Ahora bien, hablando de la delegación mexicana y su séquito de comedores de cacahuates: ¡hicieron su chamba! O ¿no? La misión era detener el alza de aranceles a productos mexicanos y se logró ¿a qué costo? Eso lo sabremos en el transcurso de este año.

Por: El Dr. Cizaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *