Hablando de Diabetes Mellitus


La Diabetes Mellitus tipo 2 es la forma más frecuente de la diabetes; representa el 90% del total de casos de esta afección y se caracteriza por concentraciones elevadas de glucosa en sangre debido a una producción inadecuada de insulina y la incapacidad del organismo de responder plenamente a la acción de dicha hormona. 

En América del Norte se espera un incremento del 35% y en América del sur del 62% para el año 2045.

En México este problema representa una situación más crítica, en el top mundial del mayor número de personas con diabetes SIN diagnosticar, México ocupó en 2017 el octavo lugar. 

Los estados con mayor prevalencia de diabetes fueron Nuevo León, Veracruz, Tamaulipas, Durango, San Luis Potosí y la Ciudad de México. 

Alrededor de 4.5 millones de mexicanos vivían con diabetes y no habían sido diagnosticados. 

Para realizar el diagnóstico de Diabetes existen criterios establecidos por la Asociación Americana de Diabetes: 

¿A qué nos referimos cuando hablamos de un paciente con PREDIABETES?

Prediabetes es el término utilizado para personas con niveles de glucosa que no corresponden con criterios para diabetes (es decir, los que enlistamos en la parte superior) pero son demasiado altos para ser considerados normales. 

Las embarazadas con niveles elevados de glucosa en sangre presentan un mayor riesgo de desarrollar diabetes mellitus gestacional en los embarazos subsecuentes; aproximadamente la mitad de las mujeres con antecedentes de diabetes mellitus gestacional desarrollan diabetes tipo 2 entre 5 y 10 años después del parto. 

¿Cuándo deben de realizarse pruebas de detección de diabetes?

• Pacientes con sobrepeso y obesidad que tengan parientes de primer grado con diabetes, historia de riesgo cardiovascular, hipertensión, mujeres con síndrome de ovario poliquístico o inactividad física.

 • Los pacientes con prediabetes deben analizarse anualmente. 

• Las mujeres que fueron diagnosticadas con diabetes mellitus gestacional deben realizarse pruebas de por vida al menos cada 3 años. 

• Para todos los demás pacientes la prueba debe iniciarse a los 45 años.

 • Si los resultados son normales, la prueba debe repetirse como mínimo en intervalos de 3 años, considerando pruebas más frecuentes dependiendo de los resultados iniciales y el estado del riesgo. 

REFERENCIAS:

1. Federación Internacional de Diabetes. Diabetes Atlas de la FID 8edición, 2017.

2. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012. Resultados Nacionales. Instituto Nacional de Salud Publica. Edición 2012.

Dra. Laura O. Bosque Aguilar 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *